19 de agosto de 2017

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: El Huerto de la criatura embrujada

Fuente/ Source: Diana Gabaldon





#DailyLine #LibroNueve #VeYDileALasAbejasQuePartí #Huertos #MantequillaDeManiYJalea #NoNoSePublicaráEsteAño #DisfrutenLaTemporadaTres #ÁrmenseDePaciencia



Nadie iba al Viejo Huerto, como la familia lo llamaba. La gente del Cerro lo llamaba el Huerto de la Criatura Embrujada, aunque a menudo no en mi presencia. No estaba segura si "criatura embrujada" era para referirse a la propia Malva Christie o a su bebé varón. Ambos habían muerto en el huerto, en medio de la sangre -y en mi compañía. Ella no tenía más de quince años.

Yo nunca había dicho su nombre en voz alta, pero para mí era el Huerto de Malva.

Por un tiempo, yo no había podido subir a él sin una sensación de pérdida y pena horribles, pero iba allí de vez en cuando. Para recordar. Para rezar a veces. Y francamente, si alguno de los muchos presbiterianos intransigentes del Cerro me habían visto en alguna de estas ocasiones, hablando en voz alta a los muertos o a Dios, estarían seguros de que tenían el nombre correcto, pero la bruja equivocada.

Pero los bosques tenían su propia magia lenta y el huerto estaba regresando a ellos, sanando bajo la hierba y el musgo, la sangre convirtiéndose en el carmesí de la fitolaca(1) en flor, y su tristeza se desvanecía en paz.

Sin embargo, a pesar de su progresiva transformación, algunos restos del huerto permanecían y pequeños tesoros surgían inesperadamente: había una obstinadamente próspera área de cebollas en una esquina, un abundante crecimiento de consuelda y acedera luchando contra la hierba y -para mi intenso deleite, varios prósperos arbustos de cacahuetes, surgidos de semillas enterradas hacia mucho tiempo.

Los había encontrado la semana anterior, las hojas apenas comenzaban a amarillear y los desenterré. Los colgué en la consulta para que se secaran, arranqué los cacahuetes del enredo de tierra y raicillas y los tosté, llenando la casa con recuerdos de circos y juegos de béisbol.

Y esta noche, pensé, echando los frutos secos enfriados dentro de mi cuenco, tendríamos sándwiches de mantequilla de maní y jalea para la cena.



(1) La fitolaca es una planta de la familia Phytolaccaceae natural de Norteamérica donde crece en terrenos abandonados, bordes de caminos y sobre todo en lugares húmedos.

18 de agosto de 2017

Outlander: ¿Cómo fue que los personajes de Claire y Jamie obtuvieron sus nombres?

Fuente/Source: Outlander Anatomy 
Traducción: Marina Lombardich
 
 
En la obra de Shakespeare Julieta declama en favor de su Romeo:
 
"Cuál es la importancia de un nombre? Aunque llamáramos con otro nombre a la rosa, ésta seguiría oliendo igual de dulce."
 
¿Es cierto esto? ¿Ustedes qué creen? Si Claire fuera una Alicia, una Beatriz , o una Portia seguiría siendo igual de interesante como heroína?
 
Y ¿cómo fué que Diana se decidió por su nombre? Se lo pregunté durante San Diego ComicCon 2017. Y como era de esperarse, su respuesta fue informativa y  muy entretenida.
 
Hablando de nombres, Diana no es nada tacaña en su uso. En su Outlandish Companion (Vol. II) ella enlista los nombres y descripciones de todos los personajes presentes en sus novelas. La lista empieza en la página 249 ¡y continúa hasta la página 367! Ella nombra a los valets, a los cocineros, a las lavanderas, a los dueños de tabernas, al carnicero, al panadero y al fabricante de velas. Desde mi punto de vista, darle nombre incluso a los personajes menores le añade sabor al entramado de la historia; causando un mayor compromiso emocional del lector con la historia. 
 
Sin embargo no puedo escribir sobre Claire sin hablar primero de Jamie. Apuesto a que no todos los fans saben sobre los orígenes del nombre de Jamie, así que hagamos una breve parada y disfrutemos de una corta reseña de esta particular historia.
 
 
 
Tiempo atrás, cuando la novela Outlander no era más que un sueño en la mente de Diana, ella estaba en su casa pensando cómo ambientaria su deseada novela histórica. Buscando una distracción decidió ver un poco de televisión y se encontró con una  retransmisión de las viejas temporadas de Doctor Who. El episodio que emitido en ese momento presentaba a un "camarada" del doctor - un joven escocés llamado Jamie MacCrimmon- a quien el buen doctor había recogido en 1745, ¡el mismo año que el Alzamiento Jacobita! 
 
En su Outlandish Companion (Vol. I) Diana comparte su pequeña epifanía televisiva:
 
"Este personaje usaba un kilt, lo que me pareció muy sexy, y demostraba una forma de obstinada galantería masculina que siempre me resultó atrayente y entrañable; esa fuerte necesidad por parte del hombre de proteger a una mujer, a pesar de caer en la cuenta de que ésta es completamente capaz de cuidarse y valerse por sí misma."
 


Tomemos un momento para hacer retrospectiva al episodio 15 de la primera temporada "La prisión de Wentworth" (2015). En este Claire visita al comandante de la prisión, Sir Fletcher Gordon, asegurando ser una pariente lejana de Jamie y pidiendo verlo; ¡en aras de cumplir con su deber de buena cristiana! Fletcher niega este pedido (demasiado peligroso), pero le entrega a Claire una pequeña caja con todos los bienes materiales de Jamie, los cuales son increíblemente escasos. ¡Qué devastador! 

Con un ánimo siempre perspicaz en los detalles, Claire nos ofrece una minuciosa descripción de Sir Fletcher y su despacho; Claire hace uso de su típico humor y compara al comandante con comida:
 
"Sir Fletcher era un hombre bajo y corpulento,  a quien su chaleco de seda se le pegaba como una segunda piel. De hombros encorvados y barriga prominente, Sir Fletcher se asemejaba a un gran jamón."
 
Es una gran coincidencia que el actor Frazer Hines, quien interpreta a Sir Fletcher en la serie, es el mismo actor que de joven encarnó al caballeroso Jamie MacCrimmon en el episodio de Doctor Who. ¡Qué gran acierto de casting!
 
 

Diana continúa contándonos acerca de la creación de Jamie y su primera novela, Outlander, diciendo lo siguiente:
 
"Al día siguiente estaba en misa y no podía sacarme ese episodio de la cabeza (no, aunque los sorprenda, no recuerdo una sola palabra del sermón de aquel día), cuando de repente me dije a mí misma 'bien, qué demonios'. Quieres escribir una novela, necesitas un periodo histórico y no importa el dónde ni el cuándo. Lo importante ahora es comenzar en algún lugar. Bien. ESCOCIA, siglo XVIII."
 
 
Después de misa, ella tomó un pedazo de papel de la guantera de su auto e inmediatamente comenzó a escribir. Y, voila, Jamie dejó de ser sólo un sueño en la mente de Diana y finalmente se introdujo en las páginas del tiempo.  ¡Por suerte para nosotros! 
 
Aunque no fue tan simple como parecía. Consideren leer los dos volúmenes del Outlandish Companion para saber más detalles acerca de la creación de la novela Outlander y muchos más detalles curiosos sobre Jamie, Claire y la saga en general.
 
Bien, de regreso a la Comic Con de San Diego 2017... Durante nuestra charla le comenté a Diana que, mientras muchos fans sabían la historia detrás del nombre de Jamie, ¿cómo fue que eligió 'Claire' para nuestra heroína?. Estaba segura que ya le habían preguntado esto muchas veces, por lo que me sorprendió saber que en realidad nadie le había consultado sobre esto antes. Así que, ¡aquí va su respuesta!
 
Hace algunos años Diana leyó "La casa de los Espíritus" (1982), la novela debut de Isabel Allende. Esta novela cuenta la historia de la familia Trueba, abarcando 4 generaciones y detallando el contexto social y político de Chile en la era post colonial. La hija menor de la familia, Clara de Valle, tiene poderes paranormales: es clarividente, telequinéctica y rara vez se preocupa por las cuestiones domésticas. ¡Ah! pistas de un prototipo! *Guiño, guiño*
 
 
 
Así que, al considerar un nombre para su enfermera de combate, Diana recordó a la heroína de Allende, Clara. Una de las traducciones del nombre Clara es el equivalente en inglés para la palabra claro. Y la palabra en Latín clarus, el quivalente de Claire en inglés, que también significa brillante y claro. Tales adjetivos eran perfectos para la mujer que es el centro y corazón de todas las novelas Outlander. Así que Diana eligió Clara, es decir, ¡Claire!
 
Una muestra de que Claire tiene bien puesto su nombre: desde pequeña ella sabe muy bien quién es y lo que quiere. Aquí les dejo un fragmento de la pequeña Claire (5 años) con su tío Lambert que prueba lo que acabo de decir:
 
Único hermano de mi padre y mi único pariente con vida en aquel entonces, había tenido que hacerse cargo de mí, con cinco años de edad, cuando mis padres murieron en un accidente de coche. En aquel momento preparaba un viaje a Oriente Próximo. Hizo una pausa en sus preparativos para organizar el funeral, disponer de los bienes de mis padres e
inscribirme en un buen colegio interno, al que me negué a ir de plano.
Ante la perspectiva de tener que soltarme los dedos regordetes de la portezuela del coche y arrastrarme por la escalera de entrada del colegio, el tío Lamb, que odiaba todo tipo de conflicto personal, había suspirado con exasperación y arrojado su sentido común por la ventanilla junto con mi nuevo sombrero de paja del uniforme del colegio.
 —Maldita cosa —masculló al verlo rodar alegremente por el espejo retrovisor mientras nos alejábamos por el sendero—. Jamás me gustaron las mujeres con sombrero.
—Me miro con fiereza-. Una cosa —agregó en tono amenazante—. No puedes jugar a las muñecas con mis estatuillas persas. Cualquier cosa menos eso. ¿Está claro?
Yo había asentido, satisfecha. Y lo había acompañado a Oriente Próximo, a Sudamérica y a docenas de lugares de estudio en el mundo entero. Había aprendido a leer y escribir con los borradores de sus artículos, a cavar letrinas y a hervir agua y a realizar una cantidad de cosas nada apropiadas para una jovencita de buena cuna...
 
Pssstt... la pequeña tarea doméstica de liar un cigarrillo para su tío no es algo que Claire haga en el libro, esto fue creado para la serie exclusivamente.
 
 
 
Otro gran ejemplo de la "claridad" de Claire: en las arroyo termal cuando Dougal la interroga sobre quién es, Claire le da una muestra a éste de su franqueza. Ella sabe perfectamente quién es (novela Outlander):

—¿Es usted espía de los ingleses o de los franceses? —inquirió en otro desconcertante cambio de tema. Al menos, era una pregunta directa, para variar.
—De ninguno de los dos —repliqué, molesta—. Soy simplemente Claire Beauchamp, nada más.
 
 

Es Claire una clarividente? Con ese nombre, bien podría serlo. Después de todo ella es conocida como La Dama Blanca y realmente posee grandes poderes que crecen con el tiempo. Además ella tiene un encuentro con una verdadera vidente cuando está visitando al abuelo de Jamie en Atrapada en el Tiempo:
 
 —Usted debe de ser lady Broch Tuarach, ¿no? —dijo, aunque su pregunta fue más bien retórica con su suave acento de las Highlands.
—Así es. Y usted es... ¿Maisri?
Una sonrisa le iluminó el rostro; éste era raro, algo asimétrico, como una pintura de Modigliani, y tenía el pelo largo y negro con algunos mechones grises, aunque aún era joven. Vidente, ¿eh? Tenía todo el aspecto de serlo.
—Sí, tengo el don —dijo sonriendo un poco con la boca torcida.
—También lee la mente, ¿no? —pregunté.
Se echó a reír; el sonido se perdió con el viento que gemía a través de las paredes ruinosas.
—No, señora. Pero leo el rostro, y...
—Y el mío es como un libro abierto —dije, resignada.
—Dicen que sois una Dama Blanca... 


 
No quiero parecer disco rayado, pero Claire definitivamente le hace honor a su nombre.
 
 
Eso es todo! Así fué como Claire consiguió su nombre y a mí me encanta, tanto su nombre como la historia detrás de este.
 
Estrictamente hablando el significado de "claro/a" es: comprensible, de fácil entendimiento, simple, explícito, lúcido, coherente, franco, inequívoco. Nunca se me ocurriría calificar a Claire como "simple" o "inequívoca" ya que a veces a caído un poco en la ambigüedad; pero es increíble lo bien que se le aplican el resto de las definiciones. Describen a nuestra Claire perfectamente! 
 
Diana Gabaldon y la escritora de Outlander Anatomy
 
 
Por lo tanto: una rosa, olería igual de dulce aunque fuera llamada con otro nombre? Probablemente. Pero yo, personalmente, no imagino un nombre mejor para la tan amada alma gemela de Jamie. ¡Gracias Diana! 
 
Una muy agradecida,
 
Anatomista de Outlander.

12 de agosto de 2017

#DailyLine (ADELANTO) : La historia de los padres de Jamie (sin título aún) [SPOILERS]

Fuente/Source: Diana Gabaldon



#DailyLines #AlgoDiferente #PrecuelaSinTitulo #BrianyEllen #EsteEsBrianDhu #NoSaldraPronto





"¿Me alcanzas el pico, hijo?" Sus dedos ya habían comenzado a jalar de la piedra, pero su mente no tenía paz -sólo pensar en la palabra 'hijo', y el miedo se alzaba bajo sus costillas. Tal vez hoy tendría otro hijo, qué pensamiento extraño. O podría ser otra hija. O...

"¡El pico, Willie!" dijo con brusquedad, descartando esa idea antes de que tomara forma.

"Lo tienes en la mano, Pa," contestó Willie con impaciencia. Estaba sentado en la cerca. Golpeteando sus talones y echando cada tanto miradas hacia la casa. Brian lo había traído al potrero más alejado porque desde allí no se oían ruidos desde la casa. Willie tenía fruncidas sus pequeñas cejas pelirrojas -Dios, igual que Ellen, Oh, Dios, por favor...- su pequeño rostro preocupado, como si tratara con esfuerzo de escuchar.

"Oh." Brian miró sin expresión al instrumento en su mano, sacudió la cabeza para despejarse, y logró liberar la piedra con un solo movimiento. "¿Conoces alguna canción, Willie?"

Por un momento, Willie se concentró aún más, luego giró la cabeza hacia un lado y el otro, y comenzó a cantar. El pequeño sabía la mitad de "( )", el primer verso de "( )" -el cuál repitió varias veces mientras trataba de recordar otra melodía, y probó con éxito el Kyrie de misa. 

Brian dejó ir al caballo, y mientras alzaba a Willie de la cerca, le enseñó el estribillo de "Ho ro, mo nighean", que implicaba mucho zapateo y palmas, a pesar que su calzado no emitía mucho ruido en la tierra del potrero.

Esto logró distraerlos durante un breve instante, y cuando se detuvieron, jadeantes, Willie miró a su padre y preguntó con tristeza, "No vamos a cenar absolutamente nada, Pa?"

Brian se giró involuntariamente en dirección a la casa. La chimenea de la cocina se erguía alta y fría, aunque salía humo del otro extremo de la vivienda, del hogar de su habitación.

"Supongo que la señora MacLaren está ocupada ayudando a tu madre," le dijo, con un nudo en la garganta al pronunciar la palabra 'madre'. Respiró hondo y juntó coraje. "Vamos, entonces, a bhailach, nos fijaremos qué hay en la despensa."

Willie era demasiado grande para cargarlo, pero Brian tuvo el repentino impulso de cargar a su hijo y abrazarlo fuertemente, reconfortándose en la sólida tibieza del muchacho.

4 de agosto de 2017

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: El color de las sombras

Fuente/Source: Diana Gabaldon


 


#DailyLines #VeYDileALasAbejasQuePartí #LibroNueve #NoNoEstáTerminado #NoNoSéParaCuando #CuandoEstéEstará #ParaCarolSuzzanne #Distracción

Bree tomó aire profundamente, saboreando la soledad momentánea. Había un fuerte aroma a Otoño en el ambiente aunque el sol brillaba a través de la ventana, y un abejorro tardío zumbaba lentamente, girando alrededor de las decepcionantes flores de cera y zumbaba nuevamente mientras se alejaba.

Pronto llegaría el invierno a las montañas. Sintió un fuerte anhelo por las rocas altas y el limpio aroma del abeto balsámico, la nieve y el barro, el aroma tibio de los animales guardados. Y mucho más, por sus padres, por la sensación de tener a la familia a su alrededor. Movida por un impulso, pasó la página de su libro de bocetos y trató de capturar una imagen del rostro de su padre- solamente una línea o dos de perfil, la longitud de su larga nariz y el marcado ceño. Y la pequeña línea curva que sugería su sonrisa, escondida en la comisura de su boca.

Por el momento era suficiente. Con la reconfortante sensación de su presencia a su lado, abrió la caja donde guardaba los pequeños tubos de plomo y los pequeños botes de pigmento hecho a mano, y fabricó su sencilla paleta. Blanco, un toque de negro claro, y una mancha de rosado. Después de un momento de duda añadió una pequeña línea de amarillo limón, y un toque de cobalto.

Con el color de las sombras en su mente, se dirigió hacia la pequeña colección de lienzos que había sobre la pared, y descubriendo el retrato inacabado de ..., lo dejó sobre la mesa donde podría captar la luz matinal.

"Ese es el problema," murmuró "Quizás..." La luz. Lo había hecho con una fuente de luz imaginaria cayendo desde la derecha, para que proyectara una mandíbula relajada. Pero no había pensado en imaginar qué tipo de luz había. Las sombras proyectadas por una luz matinal en ocasiones tenían un ligero tono verde, mientras que las de mediodía eran oscuras, un ligero bronceado de los tonos naturales de la piel, y las sombras nocturnas eran azules y grises y a veces de un lavanda profundo. ¿Pero qué hora del día iba bien al misterioso...?

Sus divagaciones fueron interrumpidas por el sonido de la risa de Angelina y los pasos en el recibidor. La voz divertida de un hombre, el Sr. Brumby saliendo.

"Ah, Sra. MacKenzie. Que tenga una buena mañana, señora." Alfred Brumby se detuvo en la puerta dirigiéndole una sonrisa. Angelina se colgó de su brazo, despidiéndole y echándole polvo blanco en la manga de su traje verde botella, pero él pareció no darse cuenta. "¿Y cómo va el trabajo si puedo preguntar?"

Fue lo suficientemente cortés como para que sonara cómo si realmente estuviera pidiendo permiso para preguntar y no estuviera demandando un informe sobre su progreso.

"Muy bien, señor," dijo Bree dando un paso atrás e indicándole que podía entrar y ver los bocetos de la cabeza que había hecho hasta ahora, y estaban dispuestos en abanico sobre la mesa: la cabeza completa y el cuello de Angelina desde múltiples ángulos, una visión de cerca de la línea del pelo, de lado y de frente, pequeños detalles de rizos, ondas y brillantes.

"¡Bello, bello!" exclamó él. Se inclinó sobre ellos, sacó una lupa de su bolsillo y la usó para examinar los dibujos. "Te ha capturado exactamente, querida -algo que no pensé que fuera posible sin usar grilletes, debo confesar."



1 de agosto de 2017

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: A la luz de la vela. [SPOILERS]

Fuente/Source: Diana Gabaldon

#DailyLines #Libro9 #VeYDileALasAbejasQueHePartido #NoEstaTerminado #FaltaMucho #NiSiquieraPregunten



La pequeña estructura de madera a la que los escoltaba el teniente podría haber sido originalmente un gallinero, pensó Brianna, agachándose bajo el delgado dintel. Alguien había estado viviendo allí, había dos colchones de paja rústicos y mantas en el suelo, un taburete que sostenía una jarra y vasija astilladas y manchadas, y un orinal de latón esmaltado en mejores condiciones. 

"Le pido disculpas, señora," dijo el teniente por enésima vez. "La mitad de nuestras carpas de campaña se han volado y los hombres están sosteniendo la otra mitad." Levantó su linterna, mirando con sospecha las manchas oscuras que se filtraban por las tablas de la pared. "No parece tener demasiadas goteras. Todavía."

"Está perfecto," le aseguró Brianna, quitándose del medio para dar paso a sus dos fornidos escoltas. Con cuatro personas dentro del cobertizo, no había, literalmente, lugar ni para darse la vuelta, y mucho menos acostarse. Brianna apretó su caja de dibujo bajo su abrigo, por temor a que fuera pisoteada. 

"Estamos en deuda con usted, teniente." William estaba inclinado casi a la mitad debido al techo bajo, y se las ingenió para asentir con la cabeza en dirección de Hanson. "¿Comida?"
"Por supuesto, señor," le aseguró el teniente. "Siento mucho que no haya una fogata, pero al menos estarán protegidos de la lluvia. Buenas noches, señora MacKenzie -y gracias otra vez."

Esquivó a John Cinnamon, y desapareció en la noche tempestuosa, sosteniendo el sombrero sobre su cabeza.

"Usa ese," le dijo William a Brianna, señalando con la barbilla hacia el colchón más alejado de la pared con goteras. "Cinnamon y yo nos turnaremos para usar el otro."

Brianna estaba demasiado cansada para discutir con él. Apoyó su caja de dibujo, sacudió la manta, y cuando vio que ninguna chinche, piojos o arañas salieron de ella, se sentó, sintiéndose como una marioneta a la cual le habían cortado los hilos que la sostenían.

Cerró los ojos, escuchando cómo William y Cinnamon se las arreglaban para moverse dentro del pequeño lugar, dejando que las voces la calmaran como el viento y la lluvia afuera. Imágenes se amontonaron detrás de sus ojos, la hierba pisoteada del sendero ribereño, los rostros con miradas sospechosas de los centinelas británicos, la luz constantemente cambiante en el rostro del hombre muerto; su hermano,  sacudiendo la barbilla exactamente de la misma forma que su padre, el padre de ambos, manchas oscuras de agua y otras claras de las heces de las gallinas sobre los tablones se dejaban ver a la luz de la linterna....luz....sintió como si hubieran transcurrido mil años desde que había visto el resplandor rosa del amanecer a través de la pequeña y dulce oreja de Angelina Brumby.

Abrió los ojos en la oscuridad, y sintió una mano posarse en su hombro.

"No duermas hasta que no hayas comido algo," dijo William en tono divertido. "Prometí que no te faltaría alimento, y no me gustaría quebrantar mi palabra."

"¿Comida?" Sacudió la cabeza, parpadeando. Un resplandor repentino se alzó detrás de William, Brianna pudo ver al gran indio colocar una vasija de arcilla junto a la vela que acababa de encender. Inclinó la vela sobre el orinal invertido, y luego la pegó en la cera derretida, sosteniéndola hasta que la misma endureció.

"Perdón, debería haber preguntado primero si necesitabas orinar," dijo Cinnamon mirándola con culpa. "Es solo que no hay otro lugar donde colocar la vela."