8 de febrero de 2018

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9. Sobre agujeros, retretes y familia

#DailyLines #LibroNueve #VeYDileALasAbejasQuePartí #preocupacionesprácticas #CuantosAgujeros



Fuente/Source: Diana Gabaldon

Roger había visto como Jamie desaparecía silenciosamente entre las sombras de detrás de la chimenea a medio construír, y había asumido que iba a hacer pis. Pero cuando no apareció en unos minutos, Roger se separó de la conversación- en este momento centrada en la infinitas posibilidades del eventual nombre real del pequeño Oglethorpe- y siguió a su suegro en la oscuridad.

Encontró a Jamie de pie en el borde de un gran agujero rectangular en el suelo, perdido evidentemente en la contemplación de su profundidad.

"¿Nuevo retrete?" preguntó señalando el pozo. Jamie miró hacia arriba, sonriendo al verle, y Roger sintió una oleada de calidez, más grande de lo que se pudiera pensar.

"Sí, solo quería que fuera el normal, ya sabes, con un solo asiento." Jamie señaló el agujero, con los últimos rayos de sol tocando su pelo y su piel con una luz dorada. "Pero con cuatro más-¿ y quizás más, a su tiempo? como dijisteis que os quedarías, quiero decir." Miró de reojo a Roger y la sonrisa volvió a aparecer.

"Luego está la gente que viene a ver a Clarie, también. Uno de los chicos Crombie vino la semana pasada, para conseguir un remedio para un caso de diarrea, y se pasó tanto tiempo gruñendo en el retrete de Bobby Higgins que la familia tuvo que ir al bosque, y puedo asegurarte que Annie no se alegró mucho del estado en el que dejó el retrete."

Roger asintió.

"¿Por lo tanto pretendes hacerlo más grande o hacer 2 excusados?"

"Sí, esa es la cuestión." Jamie parecía contento de que Roger había captado la esencia de la situación tan rápido. "Mira, la mayor parte de los sitios con familias tienen un excusado que acomoda a dos al mismo tiempo- los MacHughes tienen un retrete con tres agujeros y también es bonito por cierto; Sean MacHugh es el tipo de hombre que tiene sus habilidades, y eso es bueno con siete muchachos. Pero el tema es...." Frunció un poco el ceño y se volvió para mirar el fuego, que se ocultaba detrás de la voluminosa chimenea. "La mujeres, ¿sabes?"

"Claire y Brianna, quieres decir," Roger captó el significado de lo que Jamie quería decir. "Sí, ellas tienen el sentido de la privacidad. ¿Pero un pequeño pestillo por dentro de la puerta....?"
"Sí, pensé en ello." Jamie lo desechó con la mano. "El problema es más sobre lo que ellas piensan sobre los....gérmenes." Pronunció la palabra con mucho cuidado, y miró rápidamente a Roger para saber si lo había dicho bien, o como si no estuviera seguro de que fuera la palabra correcta para empezar.

"Oh. No había pensado en eso. Piensas que las heces de la gente que viene- ellos podrían dejar...." señaló con su mano el agujero.

"Sí. tenías que ver cuando Claire insistió en verter agua hirviendo y lejía en el excusado de Annie y echar posteriormente trementina después de que Crombie se fuera," se estremeció ante el pensamiento, "si ella tuviera que hacerlo cada vez que tenemos gente en nuestro retrete, todos nosotros cagaríamos en el bosque también."
Se rió ante la idea, al igual que Roger.

"Ambos, entonces," dijo Roger. "Dos agujeros para la familia, y un excusado separado para las visitas-o para la enfermería- dicen que es conveniente. No querrás parecer presuntuoso por no permitir que la gente use to propio retrete."

"No en absoluto." Jamie vibró levemente y luego se quedó quieto mirando hacia abajo con una sonrisa en su rostro. El olor a tierra húmeda recién excavada y madera recién cortada se elevó alrededor de ellos, mezclado con el olor del fuego, y Roger pudo casi imaginar la casa haciéndose presente en el humo.

Jamie dejó de lado lo que estaba pensando y giró su cabeza para mirar a Roger.

"Te eché de menos, Roger Mac," dijo.


2 de febrero de 2018

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: El tercer padre de William (continuación)




#DailyLines #LibroNueve #VeYDileAlasAbejasQuePartí #flashback #WilliamTieneDiecisiete #¿YQuéHaySobreSuTercerPadre?

Fuente/Source: Diana Gabaldon

La galería superior de Ellesmere. Una amplia y cuadrada escalera abierta que lleva al segundo piso. En esta parte el techo se elevaba encima de sus cabezas, y una galería rodeaba la escalera por sus tres caras, con grandes ventanales en un lateral y varios retratos en sus tres paredes.

"Isobel me contó que fue pintada poco después de su boda," dijo Lord John, señalando con la cabeza el retrato de una joven y bella mujer. El pintor no había sido especialmente diestro -el pelo de la mujer era simplemente oscuro; de un color entre el marrón y el negro, y su vestido torpemente reproducido- pero William reconoció su rostro; el mismo rostro que había visto cada día durante años en una miniatura que había llevado consigo a Londres, al colegio, y que ahora llevaría consigo al ejército.

Pensó que quizás el pintor había estado enamorado de ella ya que el rostro había sido hecho con cuidado y sentimiento.

"Alguien me dijo que tenía su boca," dijo él suavemente como si no quisiera asustarla.

"Es cierto," dijo Lord John elevando una ceja. "¿Quién te lo dijo?"

"Mamá Isobel," se alejó del retrato sintiéndose mal de repente. "Parece raro verla -a Mamá Geneva- aquí, sola." Había varios retratos de ella en Helwater -pero siempre estaban hechos con su hermana menor, con sus padres. Incluso los retratos de ella sola estaban siempre al lado de retratos similares de Isobel.

"Sí, es verdad." Lord John habló en voz baja también. Ahí arriba estaba silencioso como una iglesia, una ilusión realzada por las altas y silenciosas vidrieras de colores. _Y por el hecho de que todo el mundo de las pinturas estaba muerto_....

Se volvió inquieto hacia la pared opuesta, al otro lado del hueco abierto de la escalera. La pared estaba dominada por un gran retrato de un hombre mayor con su peluca formal y la túnica de Conde. No era mal parecido para su edad, pensó William. Un poco duro, por su expresión. El pensamiento hizo sonreír a William. 
"Ese es, ¿verdad? ¿Mi padre?"

"El octavo conde de Ellesmere," dijo Lord John señalando con la cabeza el retrato. "Ese retrato fue realizado unos diez años antes de su muerte"

Su padre--se detuvo sintiéndose extraño. Ahí estaba, de pie junto a su padre, el único padre que había conocido, hablando sobre su verdadero padre, al que nunca había conocido. Y nunca lo haría, supuso. Miró a Lord John.

"¿Cómo era? ¿lo conociste?"

Lord John apretó los labios y sacudió la cabeza.

"Lo vi una vez. En Londres, hace muchos años. Nos encontramos por sorpresa en los jardines durante un baile o algo parecido, y tuvimos una breve conversación." Se detuvo, arrugó el entrecejo pensativo y entonces miró a William sonriendo un poco.

"Iba a decir, `ese tipo de conversación que tienes con un total desconocido en esas circunstancias´ pero sabes...no fue realmente así. Él..." señaló con la cabeza el retrato, de una forma que William pensó era respeto. "Él no era muy dado a las formas corteses. Que, como pronto descubrirás, están hechas para esconder los verdaderos pensamientos. Pero el viejo Rudyard no era alguien al que le molestara esconder sus pensamientos. En absoluto."

Sonaba prometedor, pero William simplemente alzó una ceja no queriendo descarrilar la aparente corriente de pensamiento de su padre con una pregunta directa. Lord John captó la mirada, y -para sorpresa de William- rió.

"Le gustaban las mujeres," dijo Lord John "en el sentido físico; no era el tipo de hombre que se hiciera amigo de una mujer. Lo primero que dijo fue `¿ves aquella del vestido violeta?´`¿crees que su pecho es real?`

"¿Lo era?"

Lord John tosió circunspecto.

"Opiné que si lo fuera, creía que enseñaría más. Estuvo de acuerdo conmigo, y pasamos varios momentos agradables en sincera evaluación  de nuestros compañeros invitados antes de que nuestra anfitriona apareciera y me obligara a bailar con alguien."


27 de enero de 2018

#DailyLine (ADELANTO) Libro 9: Luz azul. [SPOILERS]

Fuente/Source: Diana Gabaldon
 
 
 
#LibroNueve #DefinitivamenteNOestaTerminado #TalVezAFinDeAño #TalVezNo #EnAlgunMomento #LesAvisare 


"¿Alguna vez lo has visto con tus propios ojos, a nighean?" Preguntó Jamie, una vez que terminé. "Una luz azul, ¿como dijo él?"
 
Me atravesó un pequeño y profundo escalofrío, que nada tenía que ver con el aire frío. Aparté la vista hacia un pasado enterrado. O al menos uno que había tratado de enterrar.
 
"Yo ... bien, sí," dije, y tragué saliva. "Pero en ese momento pensé que estaba alucinando, y es muy posible que así haya sido. Estoy casi segura de que en ese momento me estaba muriendo, y la muerte inminente perfectamente puede alterar las percepciones de uno."
 
"Sí, así es," dijo a secas. "Pero eso no quiere decir que lo que uno ve cuando se encuentra en ese estado no sea cierto." Miró detenidamente mi rostro, considerando.
 
"No necesitas decírmelo," dijo por lo bajo, y me tocó el hombro. "No hay necesidad de volver a revivir una vez más ciertas cosas, si no vuelven por sí mismas."
 
"No," dije, tal vez demasiado rápido. Aclaré mi garganta, mientras tomaba firme control de mi mente y mi memoria. 
 
"Es sólo que tenía una gran infección, y ... y el maestro Raymond..." No tenía la mirada posada en Jamie, pero sentí como levantaba de repente la cabeza ante la mención del nombre. "Él vino, y me sanó. No tengo idea de cómo lo hizo, y yo no estaba concientemente pensando en nada. Pero vi..." Me froté el antebrazo, viendo la luz una vez más. "Era azul, el hueso dentro de mi brazo. No un azul vivo, no como ese..." Hice un gesto hacia la montaña, donde el cielo del atardecer sobre las nubes había adquirido el color de los delphiniums. "Un azul muy suave, débil. Pero sí 'brillaba', aunque no es la palabra correcta. Estaba...vivo."
 
Y así había sido. Y había sentido cómo el azul se extendía hacia afuera de mis huesos, como si me lavara. Y había sentido cómo estallaban los microbios en mi cuerpo, muriendo como las estrellas.
 
El recuerdo de esa sensación hizo que se me erizara el vello en los brazos y el cuello, y me llenó de una rara sensación de bienestar, como cuando se revuelve miel tibia.
 
Un grito salvaje desde el bosque cortó el hechizo, y Jamie se volteó, sonriendo.
 
"Oh, allí está el pequeño Oggy. Suena como un puma cazando."
 
"O tal vez como una sirena de emergencia, dependiendo del marco de referencia." Me puse de pie mientras me quitaba la hierba de la falda. "Creo que es el niño más ruidoso que jamás he oido."
 
Como si el grito hubiera sido una señal, escuché los aullidos provenientes del hueco de abajo, y una pandilla de niños salió de entre los arboles que estaban junto al arroyo, seguidos por Bree y Roger que caminaban despacio, con las cabezas inclinadas hacia el otro, ensimismados en lo que parecía una conversación placentera.
 
"Voy a necesitar una casa más grande," dijo Jamie meditabundo.

24 de enero de 2018

Diana Gabaldon nos deja entrar en su mundo y nos muestra como crea una oración.

La autora Diana Gabaldon crea una oración.


Diana Gabaldon: ¿Tienes 90 segundos? ¿Quieren verme escribir?

(Risas del público)

Diana Gabaldon: Bien, en lo que yo llamo un "día frío", y es cuando realmente no tengo idea, ayer sabía como escribir, hoy no tengo idea. 

Tomé un viejo catálogo de Sotheby, comencé a pasar las hojas, y vi una copa de cristal, con cardos esmerilados en el centro. Me dije, muy bien, usaremos esto.
Una de las cosas que me gustaría saber, es ¿de dónde viene la luz? Puedo ver que viene del lado derecho, y escribo "la luz pasó a través de la copa de cristal". 

Bien, ¿y qué? Si la luz es tenue, debe ser media tarde. Escribo "la tenue luz de media tarde", no, "la pálida luz de la media tarde". No, no es tenue, es luz de media tarde, ¿saben? "La baja luz de la media tarde". 

No, ahora veo qué es, es invierno, puedo ver que la luz tiene un tono azul. "La luz de invierno de entrada la tarde". "La tardía luz de mitad del invierno", no. "La fría luz azul", la puedo ver, es una luz fría. Puedo sentir el frío. ¿Por qué? ¿Hace frío en la habitación? Sí. Mis dedos y mi nariz están helados, pero mis pies están tibios. Debe haber un fuego prendido aquí. Sí. "La luz de entrada la tarde en un frío día de invierno pasó a través de la copa de cristal y se posó sobre la madera lustrada". 

La puedo ver. Brilla. La madera está lustrada. "Sobre la madera lustrada de la mesa". Bien eso suena mejor. "Dando una sensación de luz ámbar". El vaso está lleno de whisky, por eso la luz es ámbar. Y ahora sé dónde estoy. Estoy en la sala de Jocasta Cameron. Porque ella es la única que puede llegar a tener una copa de cristal llena de whisky.
"La fría y azulina luz de una tarde de invierno pasó a través de la copa de cristal y se posó sobre la madera lustrada, fundiendosé en un charco de luz ámbar".

(Aplausos del público)

Diana Gabaldon: Esta es la razón por la que me demoro tanto en escribir un libro. (Risas)


23 de enero de 2018

Outlander: ¿La historia es de Claire? ¿De Jamie y Claire? Por Diana Gabaldon

Fuente/Source: Diana Gabaldon
Traducción: Rosana Ardanaz Arranz



HISTORIA Y PUNTO DE VISTA
Por Diana Gabaldon

Lo que sigue es solo parte de una discusión online que tuve en otra web, que forma parte de una polémica más amplia que plantea la pregunta de si los escritores tienen “personajes favoritos” y, si es así, si ello afecta al escritor a la hora de elegir quién de ellos es el que cuenta la historia (es decir, el Punto de Vista que utiliza el escritor). Esto derivó de alguna manera en una discusión secundaria sobre si Forastera es la historia de Claire (no lo es), o si Claire o Jamie (o una serie de otros personajes) es/son mis “favoritos”. (Tengo especial cariño hacia muchos personajes -Lord John, el Sr. Willoughby, Hal, William, etc-  pero eso no tiene nada que ver con el punto de vista que decido elegir).

En cualquier caso, como yo ya había visto aquí y allá discusiones sobre “de quién” es la historia de Forastera, pensé que os gustaría participar en esta controversia.

(Tened en cuenta que lo que sigue a continuación estaba dirigido a otro escritor que tenía curiosidad por saber la forma en la que construyo una historia, cómo creo los personajes (si es que eso es posible…) y como decido aspectos tales como qué punto de vista utilizar, etc).

Querido X:

Es posible que la mayoría de los escritores afronten su trabajo con las cosas mucho más pensadas de antemano que yo. Lo único que yo tenía cuando me decidí a escribir una novela solo como práctica (nadie la iba a leer NUNCA, así que tenía toda la libertad del mundo para hacer lo que me viniera en gana, intentar cualquier cosa como experimento con el fin de afinar mi talento, etc.), era un hombre con un kilt. Nada más. Eso es todo. Un hombre con un kilt.

Así que si alguien dice que Forastera está “enfocada” en un solo personaje (y no lo está, pero dejémoslo a un lado…) sería El Hombre del Kilt. Los dos primeros días no sabía sobre qué estaba escribiendo, simplemente ponía en el papel cualquier cosa que vagamente se me ocurriera,  puras palabras de ficción. Por tanto, esos primeros dos días estaban centrados completamente en el Hombre del Kilt (que por entonces no tenía todavía ni nombre…)
En cuanto decidí que mi novela de prácticas transcurriera en la Escocia del siglo XVIII, me fui de inmediato a la librería de la universidad  (por entonces era profesora auxiliar, lo que me proporcionaba un acceso privilegiado a los libros y muchas facilidades para pedirlos prestados). Fue así como, al tercer día, ya sabía algunas cosas; sobre todo, que el Gran Conflicto en la Escocia del siglo XVIII fue el Alzamiento Jacobita del 45. El cual –a un nivel muy superficial, y superficial es lo único que puedes ser con solo dos días de investigación- resultó ser una guerra entre Inglaterra y Escocia. Por supuesto  que era mucho más complicado que eso, pero al fin y al cabo todas las guerras son mucho más complejas de lo que parecen a primera vista.
Sabiendo esto pensé que, obviamente, iba a necesitar a muchos escoceses para la historia, por el factor kilt, y además había una guerra, así que tenía que haberlos, eso era seguro. Pero es que además sería una buena idea tener un personaje femenino como contrapeso: así tendríamos tensión sexual –eso es conflicto, eso es bueno- y si además hago que sea una inglesa, entonces tendremos muuuucho conflicto. Así pues…

Introduje en la historia a una inglesa. No tenía ni idea de quién era, ni lo que iba a hacer. Simplemente, era una inglesa, cuyo único propósito era interactuar a un nivel, todavía sin especificar, con El Hombre del Kilt, con el fin de incrementar la sensación de conflicto y tensión.

Eso eran Jamie y Claire al comienzo.

Pero fue mi marido quien me advirtió el año pasado (cuando algunas personas empezaron a decir que Forastera era la “historia de Claire” y otras que no lo era) de que, de hecho, era la historia de Jamie contada a través de Claire y por ella misma, que era naturalmente parte importantísima de dicha historia.

Yo le mencioné esto a alguien, expresándole que pensaba que mi esposo tenía razón (a mí ni se me había ocurrido en ningún momento en los últimos 30 años), y de repente….ya teníamos La Discusión en internet. No culpo a nadie por esto, por Dios….que la gente discuta como quiera sobre los libros o la serie de TV es totalmente normal. Pero como suelen preguntarme sobre ello….creo que tengo derecho a manifestar mi opinión.

Lo que yo pienso es que:

a) POR SUPUESTO, es la historia de Jamie y Claire. ¿Cómo podía no ser así? No sería la misma historia sin uno de ellos, y eso se percibe claramente cuando vemos los distintos derroteros que toman sus vidas en la primera parte de Viajera.
b) Lo que hay tras el comentario de mi marido es verdad, pero no tiene nada que ver con la importancia de cualquiera de los dos personajes como seres humanos.

Tiene que ver con el hecho de que Jamie vive en un tiempo mucho más interesante, en el sentido de que es más peligroso, impredecible y, hasta cierto punto, poco conocido. La vida de Claire sin Jamie en el siglo XX tras la guerra no es en principio realmente interesante. Tiene que reestablecer la conexión emocional con su marido, pero en un contexto de seguridad y con la voluntad por parte de ambos de conseguirlo, y más tarde de lidiar con los retos que suponen convertirse en una mujer profesional y cómo compaginarlos con las responsabilidades y exigencias emocionales que supone la maternidad.

Sí, se puede hacer una nueva novela con un material como este, cientos de novelas de ficción femenina lo hacen. Pero es un material que no resulta necesariamente interesante. Lo que lo hace interesante es, bien la personalidad intensa y única del personaje principal o bien –o además de-  el interés cultural y la indignación que siente el lector hacia las situaciones que se describen. Las mujeres suelen responder a este tipo de historia porque se enfrentan a esos retos, y quieren ver cómo se las arreglan otras mujeres. Los hombres, y esto no es una sorpresa, no suelen hacerlo. Es por eso que se le llama “ficción femenina”.

Entonces, quedamos en que es la historia de Jamie. Se trata de un fugitivo buscado, constantemente enfrentado con todo el mundo, desde el gobierno británico hasta gran parte de su propia familia. Hay una incipiente agitación social a su alrededor (y alrededor de su cultura), con un potencial constante de violencia, tramas, desconfianza y ejecución inminente. En otras palabras, vive en un contexto de alto riesgo; por el contrario, Claire vive en un ambiente muy personal, pero de bajo riesgo. Se trata de la aventura (y lo que ella influye en el personaje, para bien y para mal) en contra de: “mi marido SABE que yo solo me ocupo del bebé, que se pasa todo el día llorando, ¿cómo demonios puede invitar a gente a cenar sin consultarme?”

Por tanto, metemos a Claire en el tiempo de Jamie (y en su vida) y ella entra inmediatamente en un contexto mucho más aventurero, más entretenido. Mucho de lo que le ocurre en Forastera (y en los libros posteriores) tiene que ver con quién es Jamie y con lo que él elige hacer o se ve obligado a hacer. Eso no quiere decir que sea solo una espectadora, un testigo o alguien que no participe de ninguna manera; el hecho de que esté ahí es de vital importancia, tanto para Jamie como para la historia en general, y ella toma decisiones personales que dan forma a su vida (y a la de Jamie) y que tienen que ver con las circunstancias que le tocan vivir. Pero ambos viven sus vidas juntos en el contexto de Jamie. Es ella quien lo cuenta, porque es ella la forastera, el pez fuera del agua, la extraña. Nos identificamos con ella, porque ese papel que tiene es el que también tendríamos nosotros en circunstancias similares, y es una forma mucho más fácil de contar un relato histórico, si se puede utilizar lenguaje y conceptos modernos y ello nos da la oportunidad de hacer algún comentario sutil de tipo social (al menos esperamos que sea sutil….). Eso no quiere decir que sea principalmente la historia de ella, o que su papel en el relato sea mayor o menor que el de Jamie: como dije antes, la historia en sí no existiría sin los dos ni sin los dos juntos.

Pero si miramos la estructura de la historia, entonces sí, es la historia de Jamie contada por (y vivida con) Claire.

Diana

PD: Sí, ya sé que algunas personas apegadas a la serie dicen que es la historia de  Claire. Lo hacen con sus propias razones, que son totalmente válidas, y tienen todo el derecho a tener su opinión. Solo os cuento lo que YO sé. Los libros son los libros y la serie es la serie. Y soy yo quien escribe los libros.